Hace unos días apareció en algunos medios de comunicación la denuncia de una paciente de nuestra Comunidad Autónoma sobre la ayuda por desplazamiento ridícula que le había abonado la Junta de Castilla y León para su tratamiento a varios kilómetros de su lugar de residencia. Nosotros damos fe de que ello es real, tal como lo cuentan, pues habiendo realizado un desplazamiento desde León a Oviedo para asistir a una consulta médica, la Consejería de Sanidad y Bienestar Social de la Junta de Castilla y León, a través de la correspondiente Gerencia de Salud, nos abona una Ayuda por Desplazamiento y Manutención de 0,91 euros (o sea 91 céntimos).

Nuestra primera reacción es que se trataba de un error, por lo que remitimos un escrito a la Gerencia de Salud solicitando la revisión de dicha cantidad o que se nos explicara cómo se ha realizado el cálculo. Dicha Gerencia nos contesta que el cálculo es correcto y que se ha realizado aplicando la normativa modificada según una Orden del pasado año (adjunto ambas Resoluciones).

La conclusión es que, una vez más, el usuario de la Sanidad Pública tiene que cargar con nuevos recortes, demostrando la Administración un evidente desprecio hacia el ciudadano, reaccionando con unas ayudas que suenan a burla hacia las necesidades de unos pacientes que tienen que desplazarse para buscarse unos tratamientos que no se nos ofrecen en nuestra localidad de residencia.

La Administración de nuestra Comunidad Autónoma, donde pagamos impuestos igual que en el resto del Estado, negará que no se ofrezcan ayudas para situaciones como éstas, pero la realidad es que deberíamos introducir el término de «Ayudas-basura» para definir lo que realmente recibimos.

escanear0001-2escanear0002-2